TRATAMIENTO Y RESULTADOS

La depilación láser es un método de depilación permanente del vello, es decir, el vello eliminado no vuelve a crecer.

Se necesitan varias sesiones para eliminar la mayor parte del vello debido a las fases de crecimiento del pelo. Cada pelo está en una determinada fase en la realización de la sesión. El número de sesiones a realizar varía entre 6 a 10 sesiones en función de la zona tratada.


El tiempo entre sesión y sesión es de 1 mes para la zona facial, más activa hormonalmente, y 2 meses para zonas corporales. 

 

A medida que se van realizando sesiones el folículo se debilita, tarda más en salir el vello y se alargan las sesiones en el tiempo. Se pueden realizar sesiones de repaso anuales para un porcentaje del vello que queda con poca melanina (aproximadamente un porcentaje del 5% al 10%) que no es posible de eliminar con alta eficacia, pero si retardar su crecimiento.

Los resultados de la depilación láser pueden estar muy influenciados por las hormonas tanto en hombre como mujer y en el área facial se produce un crecimiento de vello nuevo de forma muy común. En algunos casos también en el cuerpo a lo largo de la vida, por lo que es común la realización de sesiones posteriores al tratamiento para eliminar el nuevo vello.